“Antes estábamos acostumbrados al ruido y no nos molestábamos. Ahora ya me he hecho al silencio” pensó, propietario de ese edificio, atraído por la más abundante belleza deshabitada.

 

Escribir un comentario

Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies. Más información

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

Cerrar